El MP01 reivindica origen utilitario del móvil

Vivimos hoy en día anclados a nuestros móviles, y no es para menos, porque el desarrollo de la tecnología aplicada a estos dispositivos ha hecho que dependamos cada vez más de ellos, debido a las múltiples utilidades que estos pueden ofrecer, que van desde una fotografía en alta resolución, hasta una operación bancaria o una videoconferencia.

Aunque para algunas personas, contar con todas esas bondades es una gran ventaja, otras no lo ven así. Buscando complacer a aquellos usuarios que comienzan a ver el móvil como un problema, más que como una fuente de soluciones a sus principales necesidades, la empresa Punkt ha sacado al mercado el teléfono MP01, con la intención de reivindicar el origen utilitario de estos dispositivos.

Petter Neby, fundador y líder de la organización tecnológica de origen suizo, es de los que piensa que es mejor hacer una cosa bien, que abarcar varios aspectos y tener debilidades en algunos de ellos. Por ello su empresa se ha centrado en el aspecto más esencial de la telefonía móvil, y ha creado el MP01.

El dispositivo, con pantalla monocromo, carece de tecnología táctil, así como de teclado digital. Quienes lo utilicen deben volver a acostumbrarse a los botones numéricos físicos, que son los más idóneos para marcar los números y hacer una llamada, mientras que para enviar un SMS será preciso retomar el uso del mítico teclado alfanumérico T9.

Además, el teléfono no dispone de internet, ni permite instalar aplicaciones de ningún tipo. El MP01 solo sirve para llamar a otros números y mandar mensajes de texto, es decir, las funciones originarias de la telefonía móvil. Sus ventajas frente a la multiplicidad de usos de los smartphones en el competitivo mercado de la telefonía móvil son: la larga vida de su batería, que se debe cargar más o menos un par de veces al mes, y el terminal, que emplea materiales de primera calidad para conferirle una gran durabilidad.

¿Pero más allá de eso, qué puede hacer verdaderamente atractivo a este tipo de teléfonos? Sin duda, además de la desconexión de todos y de todo, la desaparición de los repetitivos y molestos avisos que se generan a  partir de la instalación de aplicaciones. Tanto ha sido el descontento con los smartphones, cuya conformación hace que consultemos la pantalla del móvil nada más y nada menos que unas 150 veces al día, que en 2015 el mercado de los teléfonos sencillos generó ventas por el orden de los 7.000 millones de dólares.

Esto quiere decir que el deseo de aislamiento por parte de los usuarios de la telefonía móvil crece cada vez más, y no precisamente por una estrategia de marketing. Un estudio publicado recientemente por el Financial Times reveló que aquellos móviles que solo sirven para llamar y mandar mensajes, calificados despectivamente como “tontos”, y a los que los teléfonos inteligentes hicieron polvo, están volviendo a resurgir entre las cenizas. ¿Te atreverías a cambiar tu smartphone por un MP01?.