General

Luke llegará a EEUU a finales de 2016

La prótesis Luke, desarrollada como parte del programa DARPA, el “laboratorio” de seguridad estadounidense que sirvió de cuna a Internet, saldrá a la venta a finales de este mismo año en Estados Unidos.

El Departamento de Investigación Avanzada y Proyectos del Pentágono invirtió más de 100 millones de dólares en esta prótesis que sale a la luz pública dos años después de recibir la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés).

Se trata de uno de los brazos protésicos tecnológicamente más potentes y avanzados que se haya podido inventar hasta ahora, por eso su nombre está inspirado en legendario Luke Skywalker, protagonista principal de la trilogía original y clásica de la saga de ciencia ficción Star Wars.

El director de programación de DARPA, Justin Sánchez, ha asegurado que el dispositivo, diseñado para “brindar una funcionalidad similar a la de un brazo normal, y útil en personas que han sufrido amputaciones”, tiene la misma forma, tamaño, peso y capacidad de agarre que tiene el brazo de un adulto promedio.

Luke, que comenzó a crearse hace una década, combina “avances en electrónica, motores, baterías y materiales”, que dotarán a los amputados de una flexibilidad y capacidad de movimiento mayor que la que brinda una prótesis convencional.

Por su parte, el director de la oficina de evaluación de dispositivos de la FDA, Christy Foreman, manifestó que el Deka Arm System “es una revolución con respecto al garfio metálico que se venía utilizando”, ya que  facilita a su usuario la realización de tareas complejas.

Quienes usen esta prótesis podrán, por ejemplo, alcanzar su cabeza o su espalda, debido a que el hombro, el codo y la muñeca cuentan con fuentes de alimentación independientes. También sabrán qué cantidad de fuerza están aplicando para agarrar un objeto, noción de sensibilidad que les permitirá comer con cuchara, entre otras actividades.

Los electrodos situados en el miembro amputado recogen las señales eléctricas que envían los músculos del usuario y hacen que este sea capaz de distinguir si ha doblado o tensado el brazo, logrando adaptar su posición sin necesidad de accionar ningún botón o mandos, como sucede con las prótesis convencionales.

Según Deka, compañía asociada a DARPA que lleva las riendas del proyecto, Luke, que se ideó con capacidad de resistencia al agua y el polvo, ha sido probado en más de 100 pacientes, con lo que ha llegado a acumular más de 10.000 horas de práctica.

Tras las pruebas, revelan en Deka, se han obtenido resultados extraordinarios: “En más del 90% de los pacientes en los que se utilizó la prótesis, se recuperaron funciones como alimentarse a sí mismos, peinarse, utilizar cremalleras y manipular llaves y cerraduras”.

Pero lamentablemente habrá algunas restricciones pues, tal y como lo señala la FDA, “el brazo robótico solo puede ser utilizado por aquellas personas que han perdido una de sus extremidades superiores, como consecuencia de problemas en las articulaciones del hombro, del brazo o del antebrazo, pero no de los codos ni de las muñecas”.

Igualmente, aunque no se ha revelado de manera oficial cuál será su precio, algunos analistas aseguran al Boston Globe que Luke podría rondar los 100.000 dólares. Además no hay noticias sobre su posible llegada a otros mercados, como Europa o Latinoamérica.

We will be happy to see your thoughts

Leave a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Login/Register access is temporary disabled