Intel se abre paso en la realidad combinada con Project Alloy

El fabricante de procesadores Intel ha presentado los primeros prototipos de su más reciente invento: Unas gafas de realidad virtual llamadas Project Alloy, que funcionan de forma inalámbrica, y que además son capaces de introducir elementos de realidad aumentada en el escenario digital que experimenta el usuario.

La novedad de este casco todo en uno, mostrado durante la conferencia Intel Developer Forum celebrada recientemente en Estados Unidos, es que no necesita estar conectado a un ordenador, como sucede actualmente con Oculus Rift y HTC Vive, o estar vinculado a un teléfono móvil inteligente , tal y como ocurre con Gear VR o Cardboard.

En la demostración hecha por Intel, un usuario materializó sus manos en el mundo virtual y las utilizó cómodamente para pulsar un botón, e incluso, para introducir un billete de dólar dentro del entorno digital, aunque la definición fue deficiente, pero se sobreentiende que hay muchas cosas de las gafas Project Alloy que deben ser revisadas y modificadas.

El concepto “todo en uno” que maneja el gigante de Santa Clara no solo implica la integración de hardware, batería y software, sino también de todo el sistema de rastreo y detección, que encabezan las cámaras 3D con RealSense, tecnología que redefine la forma de interactuar con los dispositivos para garantizar una experiencia más natural, intuitiva e inmersiva.

Esto significa que las gafas Project Alloy no requerirán de sensores externos para funcionar, sino que más bien permitirán a los usuarios utilizar sus manos en un entorno virtual con seis grados de libertad, que en esencia representan la fusión resultante, llamada realidad combinada, para que los movimientos que hagan se vean reflejados en el entorno virtual.

Los sensores integrados y las cámaras 3D que poseen las gafas Project Alloy suplantarán los sensores tipo Kinect que usa la realidad virtual, y que por lo general suelen ser repartidos por todos los espacios donde se desplaza el portador de las gafas para detectar la manera cómo se mueve.

Pero eso no es todo, de acuerdo con la información que ha trascendido, en el 2017 Alloy sería liberado bajo licencia de código abierto, con lo que la empresa facilitará el proceso para que los desarrolladores utilicen el hardware y puedan crear sus propias gafas, convenciendo así a nuevos fabricantes para que el mercado se inunde de estos dispositivos con tecnología Intel.

Y el apoyo no va a faltar, ya que el gigante del software y el hardware, Microsoft, se ha aliado a Intel para potenciar la nueva plataforma. Durante la misma presentación, Terry Myerson, responsable de la división de Windows, ofreció la disponibilidad de la plataforma Windows Holographic para que los productos basados en Alloy puedan utilizar su software.

Según el CEO de Intel, Brian Krzanich, la realidad virtual está destinada a influenciar todo nuestro entorno, desde la forma de trabajar y de divertirnos, hasta la manera de comunicarnos. Esto, en opinión del experto, representa un cambio trascendental en nuestras vidas: “Desde la introducción del ordenador personal, nada ha sido tan esencialmente transformador”, sentenció.